top of page

UN DIOS CERCANO

La imagen que tenemos de Dios es la de alguien que debe darnos algo que necesitamos. Esta es la idea generalizada que la religión nos ha enseñado: Un Dios de quien podemos llegar a obtener algo.


Si bien Dios se alegra en poder bendecir a sus hijos, debemos entender que hay algo más y es que Dios nos ama y quiere estar cerca de nosotros, más allá de las necesidades. La Biblia dice: «Acercaos a Dios, y Él se acercará a vosotros». Santiago 4:8


Dios quiere tener una relación contigo más allá de tus requerimientos y no quiere jugar a la religión. Jesús usó elementos sencillos para ejemplificarnos las cosas espirituales y así poder entenderlas mejor. Utilizó el agua para decir: «Si alguno tiene sed, venga a mí y beba». ¿Por qué utilizó el agua? Porque es esencial para vivir, no se puede pasar un día sin haberla ingerido. Jesús se compara con ese elemento vital y nos demuestra con claridad que no podemos pasar un día sin tomar de Él.


Acercarnos a Dios debe ser una constante en nuestra vida, vamos a la iglesia pocas veces al año ¡Imagínese si uno tomara solamente algunas veces agua en la vida!


• Debemos profundizar una relación con Dios

• Establecer una comunicación diaria con Él


Y comenzaremos a recibir la abundancia de vida que Él prometió.


Si Jesús promete saciarnos, ¿cuál es entonces el requisito imprescindible?: tener sed.



Nuestra sed solo la satisface su presencia. Ella será la señal para que el Espíritu Santo descienda. Dios no puede descender si no encuentra un corazón dispuesto y deseoso de Él; Dios espera nuestra iniciativa, debemos acercarnos a Él para que Él se acerque a nosotros.


14 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page